Llenguatge i significat: tirànica decadència o vida enllà del segrest?

462px-Denslow's_Humpty_Dumpty_1904

“When I use a word,’ Humpty Dumpty said in rather a scornful tone, ‘it means just what I choose it to mean — neither more nor less.’
’The question is,’ said Alice, ‘whether you can make words mean so many different things.’

’The question is,’ said Humpty Dumpty, ‘which is to be master — that’s all.”


Lewis Carroll, Through the Looking Glass

«– Quan jo dic Una paraula -afirma Humpty Dumpty- significa allò que jo vull que signifiqui; ni més ni menys.

– La qüestió és -contesta Alícia- si pot fer que les paraules signifiquin coses diferents.

-La qüestió és -replica Humpty Dumpty- qui és qui mana, i s’ha acabat.»

«El uso que el poder hace del lenguaje, el uso manipulador del lenguaje, es tan antiguo como el dominio y el poder. Chamanes, religiosos, políticos, económicos, intelectuales, utilizaron las palabras para confundir, aterrorizar, ocultar y mantener la ignorancia sobre las verdaderas relaciones de dominio y explotación. Además, “el ser humano es tan propenso al efecto hipnótico de los lemas como a las enfermedades contagiosas”, decía A. Köstler. »

Fragment extret de http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/2015/10/la-palabra-de-humpty-dumpty-los.html

Però, hi ha esperança al llenguatge, a la paraula? Només si ens l’apropiem i la posem al servei de vides concretes, de la superació d’horrors i negacions, de l’afirmació de passions i arguments per a la vida en dignitat. Si, en suma, cada persona que anomena ho fa per dir un no contundent i incondicional allò que l’horroritza i un sí igual de contundent a allò que li apassiona, li crida, o pren com a horitzó de la seva vida. Vet aquí la tensió entre senyor i el mal vassall, entre qui mana i qui mai serà manat, qui pren partida.

«

Una madre revisa los pantalones de su hijo de 8 años antes de lavarlos y del bolsillo derecho cae una piedrecita. No es una piedrecita. Hay que imaginar la escena: el niño camina pensativo tratando de resolver un problema muy grande -el de un compañero de escuela muerto o el de la noche oscura y sin fronteras- y tanta es su angustia que se inclina al borde del sendero. Concreta ahí todo ese malestar abstracto: la palpa, la acaricia, la lanza al aire, la empuña y, ya un poco aliviado, la guarda en el bolsillo. Cada vez que le vuelve ese temor incomprensible, busca en el pantalón y cierra la mano sobre ella. No es una piedrecita; es un problema o, mejor aún, una tentativa de solución. Y por eso la madre, cuando la ve caer ahora del bolsillo, siente una mezcla de ternura y de ansiedad. En el último mes, su hijo ha recogido siete piedrecitas del camino, Unas de alegría y otras de dolor.

Así son los chicos. Así somos todos. Lo que no podemos explicar, lo que no podemos arreglar, lo que nos asusta o nos hace felices nos lo guardamos en el bolsillo. Primero empezamos recogiendo guijarros y después pasamos a acumular palabras y nombres. Amuletos, torniquetes y signos, los nombres son, en efecto, las piedras guardadas en la boca con las que tratamos, en un solo gesto, de conjurar el mal, solidificar el mundo y representar nuestras emociones.

¿Por qué sentimos la tentación de derribar los muros y es en cambio un crimen bombardear una casa?

Porque los muros no tienen ojos y las casas sí.

¿Por qué los barcos tienen nombre y los coches no?

Porque los barcos tienen alma y los coches no.

“Alma”, lo sabemos, no describe más que una determinada intensidad de la voluntad, una particular presencia del objeto, una terquedad de la atención. Hay criaturas -como el Dios judío- que no pueden ser nombradas y otras, en cambio, que están pidiendo a gritos un nombre al que responder. Si tratamos de asir la práctica en una regla, podemos decir que ponemos nombre a los cuerpos u objetos que cumplen al menos una de estas tres condiciones:

– Nombramos lo que hemos hecho con nuestras propias manos (incluido, claro, el cuerpo del amado, fabricado por nuestras caricias, construido con nuestra ternura, rebautizado una y otra vez, para aferrarlo mejor, con toda clase de diminutivos y paranimias).

– Nombramos también todo aquello a lo que hemos añadido nuestra propia vida a través de un largo uso o una atención constante. Los melanesios ponen nombre a sus cucharas de palo, los marineros a sus barcos, los granjeros a sus cinco vacas.

– Nombramos también todo aquello de lo que queremos apoderarnos. Colón renombró las tierras que iba conquistando mientras la Iglesia rebautizaba a los indígenas forzados a la conversión. Los estadounidenses se apropiaron de las sequoyas de California poniéndoles nombres de generales yanquis.

Pero si se trata de apoderarse de algo o de alguien, digámoslo enseguida, los nombres son poco eficaces y hasta peligrosos, pues todo lo que tiene nombre -aunque no sea el suyo propio- puede rebelarse contra su Nominador. El esclavo puede responder a la llamada del amo, pero también puede ser llamado por el amor, la razón o la revolución.

En realidad el dominio absoluto prefiere precisamente negar -o arrancar- el nombre a sus esclavos. Una de las formas elementales de negar el nombre es el número, que acepta o impone la intercambiabilidad de todas las existencias. Ni siquiera el más avaro de los hombres bautizaría una por una sus monedas; al codicioso no le importa que sean concretamente ésas sino que sean muchas y produzcan muchas más. No quiere llamarlas sino contarlas. Lo mismo pasa con el carcelero, el cumplimiento de cuya misión, al margen de caprichos compasivos y tentaciones humanas, depende del hecho de que sustituya el nombre del prisionero por una cifra. El dinero y los prisioneros no se nombran; sencillamente se numeran. » Fragment de l’article «Marcas o nombres» de Santiago Alba.

L’humà, l’intel·ligencia animal en general, deriva del seu devenir pel món estructures cognitives abstractes que donen suport a vivències futures a la llum de l’experimentat. Llengües, espiritualitats, cultures, cosmovisions, paradigmes són formes concretes d’aquest fenomen nascudes del fons dels mil·lennis. Gènesi i objectiu, tot un: l’eclosió de la vida.

L’arribada dels manaments ho ha subvertit tot i, allà on l’abstracte catapultava la vida cap a un esclat de noves formes, ara la empobreix i sotmet, la nega com a propòsit últim i la relega com a objecte d’obediència a objectius inconfessables.

Si, ara, la llengua, l’abstracte en general és, com diu Humpty Dumpty, de qui mana, de qui és la llengua, l’abstracte genocidat? A mans de qui queda la vida per a la que se’ls ha creat?

A on van anar a parar tantes llargues cabelleres d’aborígens americans (i no americans), que evocaven la més llarga encara memòria?

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s